Representación de la obra de teatro

LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNESTO

a cargo de la compañía Teatro de Papel

 

 
 

Fuente de Cantos, 21 de Julio de 2006


 
 
 

 

 

Lugar: PATIO DEL CENTRO DE ASOCIACIONES DE FUENTE DE CANTOS

Día: VIERNES 21 DE JULIO

Hora: 22:00 HORAS

  

   Adaptación de la obra de Oscar Wilde. Jack Worthing tiene un secreto. Por un lado, disfruta de una vida tranquila y respetable en el campo, donde ejerce como protector de la bellísima y fabulosamente rica Cecily Cardew . Pero, por otro, cuando necesita de mayor aliciente, Jack se escapa a Londres, donde se convierte en el caprichoso Ernesto Worthing, su propio hermano imaginario. Ernesto comparte el gusto por la vida extravagante con su íntimo amigo Algy Moncrieff.

Sin embargo, el objetivo de la última visita de Jack es proponerle matrimonio a la prima de Algy, Gwendolen. La joven está convencida de que su destino es casarse con un hombre que se llame Ernesto; ignorante de la auténtica identidad de Jack, acepta de buen grado la oferta.
No obstante, la madre de Gwendolen, la temida Lady Bracknell, tiene otros planes para su hija. Cuando pregunta a Jack por sus referencias sociales, descubre la verdad: que fue hallado, cuando era un bebé, en un bolso abandonado, por lo que le niega su consentimiento. Jack se ve ahora obligado a deshacerse de Ernesto y a encontrar alguna evidencia de su abolengo, si es que pretende alguna vez casarse con Gwendolen.

Mientras tanto, Algy, se aprovecha de la preocupante situación de su amigo y decide visitar a su adorada Cecily. Cuando se presenta como Ernesto, descubre encantado que Cecily lleva tiempo abrigando sus propias fantasías acerca de casarse con el hermano errante. Se produce el flechazo y al instante deciden casarse. Pero cuando Jack regresa al campo con la noticia de que su hermano ha fallecido, las cosas empiezan a complicarse seriamente.

A ésto hay que agregarle un par de acreedores que se presentan para llevarse a Algy a prisión, una Gwendolen ausente y una Lady Bracknell furiosa... es evidente que los dos amigos van a tener que dar muchas explicaciones. Sin embargo, hay una sorpresa a la vuelta de la esquina, una que va a condicionar por igual a cada uno de ellos, y que revelará, de una vez por todas, la importancia de llamarse Ernesto.